Tiempo de... ¡rebajas! Montando movida en Bershka

Primer día de rebajas. Escenas típicas:

*Montones de ropa por todos los lados cual mercadillo dominguero, incluido el suelo. Qué cerdas somos, si, cerdas, que la zona de chicos no pinta ni la mitad de desordenada y con menos gente doblando ropa sin parar. Tengo la tonta costumbre, incluso en rebajas, de dejar las cosas, por lo menos, como me las encuentro ¿Tanto cuesta? Al final, cuando ya he recogido no sé cuantas prendas del suelo, opto por cerrar los ojos y tirar palante, que solo falta que alguien me tome por una dependienta.

*Colas bastante menguadas comparadas con otros años, pero eso sí, gente mirando y revolviendo a montones.

*Grupos de "niñas" bastante gritonas, buscando el trapo perfecto, al precio perfecto para que les llegue pal cubata del finde, y que les quede mejor que a su best friend.
*Música a chunda-chunda a todo volumen para que compres rápido y no te entretengas y probadores con el aire acondicionado a tope para que no te acomodes y acabes rápido, (estrategias de marketing).


*Dependientas agobiadas y bastante petardas, y aquí es donde llega la parte de "movida en Bershka". Empezamos con mal pié: voy a probarme un pantalón, llevo dos tallas salteadas que es lo único que hay, porque con esto de las tallas de risa nunca sé cual me va a quedar bien y aparentemente la talla más pequeña me parece grande; estoy en la cola y me salta la dependienta que da las fichas del número de piezas que llevas, que quite la percha y se la de, ni por favor ni leches; lo hago un tanto flipada mientras ellas mira al infinito y piensa en lo bueno que está Brad Pitt. Me pongo en la cola, que es única y luego se desdobla al llegar a las dos cajeras que hay. Una las cajas está parada por unas devoluciones y vienen dos rumanas o croatas o de por ahí y se ponen detrás de la que estaba devolviendo como quien no quiere la cosa. Una era rubia, que parecía la lista, y la otra era bastante alta y mona, pero con un mostacho que parecía un sargento de la legión. La rubia de vez en cuando me miraba y yo la miraba en plan "te estoy viendo guapa, no serás capaz". Pues lo fue, con dos narices va y se cuela. Yo que llevaba bastante rato en la cola y todavía tenía a una delante, la digo a la cajera - perdona, no la cobres, que se ha colado - ay, pues ya lo he metido en la máquina, es que en eso os tenéis que fijar vosotras porque nosotras estamos a cobrar - (mientras la rumana lista alargándole un billete de 20 € que ella coge rápidamente) - no me digas que no lo puedes anular aunque lo hayas metido en la máquina - bueno, mujer, si solo son 20 segundos, si hubiese sido una compra larga... - Yo lo flipo. Encima miro para atrás la pedazo cola y ninguna de las petardas que estaban detrás mío dijo ni mu, y me quedé con la sensación de ser una puñetera follonera.

*¿Qué me decís de esos anegados novios cargando con las bolsas de sus churris? Merecen una mención especial. Si un chico te acompaña de rebajas es un signo inequívoco de que le molas mucho; y no te digo nada si lo hace por segunda o tercera vez ¡eso es amor del bueno! Lo malo es que con el tiempo suelen recular y ya no se ofrecen tan voluntariamente, así que hay que aprovecharse de esos primeros tiempos de romanticismo y buena voluntad. Aunque he observado que además del típico novio paciente que dan ganas de darle ánimos, (me acuerdo de uno ayer, el pobre) ha surgido una subespecie: los que aprovechan mientras su novia se prueba los trapitos y miran a ver si hay alguna cortina medio abierta y pueden ver algo, como tiburones en busca de carnaza.

Además de todo esto tuve que ver:

*El culo lleno de estrías de una tía. Ya de pié enseñaba dos dedos de raja, pero fue agacharse y... espeluznante.

*A la hermana gemela de Virginia de OT con boina de lana y medias negras de las tupidas, además de un chaquetón ¿pero esta chica no sabe que es verano? ¿estará preparándose para combatir al aire acondicionado?

*A una tía, en origen, supongo, que blanca, pero pasadísima de bronceado con una falda abombonada que parecía que se había plantado un flotador rosa.

*A una madre y una hija, super pijas osea, que al principio no sabía quien era la madre y quien la hija, y que seguro que compartían armario ropero.

*A una tía que parecía estar mascando tabaco y apunto de escupir a la que solo le faltaba arrascarse los huevos, además, no sé que hacía en Bershka si para esa figura no hay tallas, mujer!

*A una pava con el culo de Jlo embutida en unos leggins negros, que vale, que el negro adelgaza, pero no ese pedazo culo ¡y la blusa que llevas es muy corta, ayss...!

6 comentarios:

Faraonika dijo...

Si es que te tenias que haber venido a la playa!!Sol, baño, paseito por la orilla, heladito, algun que otro yogurin...cosa que hoy no se puede repetir :(
Espero que por lo menos encontrases alguna que otra ganga.
Un beso!!

Más claro, agua dijo...

Las únicas rebajas que me llaman la atención son las de "La Hora Feliz" de algunos bares... :-) Tienen el incoveniente de que, si ves un culo con estrías, éste pertenece a un inglés borracho...

Princesa Amigdala dijo...

...rebajas...rebajas...

Tarquin Winot dijo...

Si te hubieras encarado con la rumana o similar, todavía te acusan de racista y te ponen colorada.

Al inicio de mi relación con la futura madre de mi hija, el que suscribe se chupó docenas de tiendas sólo para observar lo bien que le quedaban los trapitos a su amada. ¿Lo mejor? ¡¡Que sigo haciéndolo!! Aunque reconozco que no acudo a una romería de éstas sin un libro oculto en el bolso.

Pero ir, voy. Y además opino. Pocas oportunidades como éstas de ver a tu pareja en traje de Eva en medio de la ciudad.

Kampanilla dijo...

Ahh, y se me olvidó comentar lo de la cría de 12 años con camisita de cuadritos rojos tipo mantel, pantalón rojo,manoletinas a juego con la camisa, ¡y dos coletas con lazos iguales a la camisa! Vamos, que me hubiese sorprendido menos verla vestida de miniputi, más acorde con lo que suelen llevar las niñas de su edad.
Salu2!!

Food and Drugs dijo...

Muchos bigotes, pero falta uno.
Un olvido imperdonable.
Tal vez se podría agrupar bajo el epígrafe de "charlotiano", pero no, yo creo que tiene entidad suficiente por sí mismo... Imperdonable.

Datos personales

Mi foto
Consultora Independiente de Mary Kay en Cantabria
 

Design by Insight © 2009